Callar cuando toca hablar

Es desesperante no tener esa facilidad de palabra en un momento dado y callas cuando toca hablar.

Esa reacción que muchas veces es tardía hace que luego piense unos argumentos logicos y convincentes, pero en el momento no me salen las palabras que se amontonan en mi garganta de forma desordenada.

Luego comienzo los monólogos mentales, una y otra vez, recordando la conversación e imaginando lo bien que hubiesen quedado mis frases coherentes y acertadas, deseando volver a tener una oportunidad para decir lo que tan bien he pensado.

Conversar, ese momento que dos o más personas dialogan sobre temas diversos. Parece fácil pero no siempre es sencillo seguir el hilo de las conversaciones, a muchas personas la mente les vuela e incluso no logran decir todo lo que piensan en ese momento, no porque quieran callar sino por falta de tiempo. Sus pensamientos van por delante de sus palabras y no al unísono, con lo cual mientras su boca dice su mente ya está en otro punto distinto.

Puede sonar raro, quizás de mente enrevesada, pero es lo que en varias ocasiones me ha ocurrido y creo que no serán las únicas. No dudo que en ciertos momentos haya sido la cautela la causante de mi silencio, a veces no vale la pena hablar.

Mascotas

Quería hacer una publicación dedicada a esos seres que entran en nuestra vida y nos acompañan enseñándonos muchas cosas entre ellas lo que es un cariño sincero, desaparece la soledad y sientes felicidad estando con ellas.

Desde pequeña, a la edad de ocho años, entro en casa el primer perro, crecí junto a una perra buena pero con su genio, sufrí su muerte muchos años después con un dolor insoportable en el corazón hasta entonces desconocido.

Luego le siguieron otras mascotas, animales que se convierten en parte de la familia y los tratas como tal. Cuando se van, la tristeza no cambia, es dolorosa y aunque sabes que por ley de vida los vas a sobrevivir continúas dejando entrar a esos seres de cuatro patas, sean perros, gatos u otros, que se convierten en uno más de casa.

Llegan a ser más importantes en mi vida que algunas personas, aunque no dudo de su conveniencia y zalameria, su amor y cariño son sinceros y su confianza es innata. Con el tiempo las conoces, cuando están bien o mal, cuando buscan tu cariño y cuando quieren perderse en casa.

Ahora mismo tengo dos gatas, hermanas que recogí siendo pequeñas, allí a donde me mudé ellas conmigo, ni por asomo pensé en dejarlas atrás. Son inseparables aunque tienen sus riñas que acaban acurrucadas una junta a la otra.

Se les llama mascotas pero son parte de la familia.

Se que al haber crecido junto a ellas, he tenido la gran oportunidad de disfrutar de algo muy especial.

Estas son ellas, con las que he pasado parte de mi vida, algunas las conocí ya teniendo sus años y disfrute todos los días de su compañía…Roda, Akira, Crisi, Llop, Lloba, Cabut, Bolas, Boss, Xurro y Shua.

Os llevaré siempre en mi corazón.

Amigos

Noté un dulce calor en un corazón maltrecho, receloso y temeroso de volver a abrir a más personas.

Una nueva oportunidad a una amistad, que llegó sin buscar y en la que en pocos meses ha tenido un acercamiento sincero.

Las palabras fluyen solas, conversaciones de diversos temas, algunos delicados. Extrañamente los diálogos parecen de una camaradería forjada después de años de relacionarse.

Reconozco que en el fondo temo, a que sea otra amistad por conveniencia, que solo sea para su beneficio y después ni se acuerde de mí. Tengo tantas así que se me hacía cuesta arriba volver a empezar una amistad y terminar aparcada para ocasiones de necesidad.

Quito esa sensación de mí mente y corazón, elimino prejuicios y temores. Voy a intentarlo una vez más…

Silencio

Adoro el silencio.

No oír nada, que la mente vuele o simplemente recuerde.

Si además tengo una taza de café con leche entre mis manos, es ya el mejor instante del día.

No siempre es un momento para disfrutar, los pensamientos no siempre son amenos.

Se ven diferentes estando así. Pueden ser tristes o alegres. Planes de lo que hacer en el día, imaginación de lo que se podría hacer….habla tanto el silencio.

Algo tan simple y tan complicado a veces de conseguir.

No tienes derecho…

No tienes derecho a tener un lugar en mi corazón, hace mucho tiempo que lo dañaste y con tu indiferencia y lejanía dejaste claro que no te importaba nada de mí. Tu y ella, las dos.

Ni recuerdo como comenzó, un día esa indiferencia,ese dejarme de lado fue el día a día hasta que opte por no ponerme delante, tampoco me dejaste, ese día, grabado a fuego en mi alma quedó claro, una comida familiar y solo falte yo, no porque no quise ir sino porque no me invitaste. Me quedé esperando esa llamada, ese aviso de ir a tu casa, esperé con lágrimas en los ojos aún sabiendo que estaríais ya en plena comida, pero no llegó…

No diste explicaciones del porqué, más tarde me enteré, un comentario tuyo, del que por otras razones no presté atención, fue lo que te hizo olvidar todo lo que hacía por ti, por vosotros. Esa frialdad no la merecía, aún sigo preguntándome como pudiste ser así conmigo. Tanto te molestaba que yo quisiera vivir mi vida sin tener que hacer caso a tus consejos, que más parecían indicaciones de lo que tenía que hacer?

Hoy me he enterado, estás mal, realmente mal. Has echado mano de tu otra hermana, la que es tal cual a ti. Se que ella de salud no ha estado bien, siempre floja, anémica y depresiva. Pero no te ha importado, necesitas de ella aunque su salud quizás no lo permita. Es mayor para decidir. No la defiendo ni protejo, hace años que no se de vosotras, ni siquiera habéis pensado en llamar a la hermana pequeña, saber de ella, salud o bienestar. Ahora tenéis lo mismo, se recoge lo que se da.

Ese muro que levantaste para alejarte de mí hizo lo propio desde el otro lado, me alejaste. En tantos años olvide lo que era ser parte de una familia, tener hermanas y disfrutar en familia.

No tienes derecho a que me preocupe de ti, no tienes derecho a que quiera que todo te salga bien, no tienes derecho a que quiera que te recuperes. Porque ese derecho se gana, día a día y tu no deseaste eso de mí. Dejaste de ser hermana hace mucho y no me dejaste serlo. Ahora es lo que tiene esa actitud, no siento nada por ti.

Nueva amistad

Unas sencillas palabras, escritas desde donde creo que es un cariño sincero, me llegaron al alma.

Después de estas palabras, un relato franco, un alma que se abre como una flor al sol. Frases que expresan un dolor enorme, una fuerza y determinación dignas de admiración. Una narración escrita como un diario, sensible y dolorosa, animándose a superar el desconsuelo del que su corazón fue herido por quienes no pensó jamás que se lo dañarian así.

Esa fuerza por salir adelante unida a cierta similitud en mi propia vida, me hacen verla de diferente forma. Ella, en mi misma posición fue capaz de volver a dejar entrar en su corazón a otras personas, familia, amistades y conocidos, gente por la que preocuparse, gente que de forma recíproca le responde.

Cuando te han golpeado en lo más hondo de tu ser, es difícil confiar, lo haces de forma dosificada, dejas de ir con el corazón en la mano. Pero hay personas que de forma instantánea ves que son diferentes, Mar es así, una buena persona, dulce y cariñosa. Respeta la intimidad de la gente y tiene un límite sobre la vida de los demás al que se niega a entrar. No busca conversar de cotilleos ni crea mal ambiente. Por este motivo ha entrado en mi vida, en mi corazón y en mi día a día.

Mar de Cádiz…. Mi compi y “amiga”…😊

Cuarentena

He estado viendo cómo cada vez está más cerca de mi, rondando, se acerca lentamente y cuando confías en que se aleja, vuelve. Gente a mi alrededor, compañeras de trabajo, amig@s, conocidos…Así que va y viene, pero no se va.

Estoy confinada por síntomas, aunque cada vez creo que es una gastroenteritis fuerte, pero se juntó esto,tos, dolores de cabeza y cansancio…. Esto hoy en día significa cuarentena. Quedarse en casa, confinada en un cuarto saliendo lo justo para ir al baño y con uso de mascarilla si asomo por otra parte de la casa. Está mi marido y es persona de riesgo, por precaución mejor alejados. Si tengo que quedarme en casa para evitar contagiar a los demás, haré lo mismo por el. Y quien no le apetece unas mini vacaciones desconectada de todo esto?

Ojo no es que quiero esto,ni mucho menos, solo que hay que mirar el lado bueno, si es que lo hay.

Me hicieron el test, di negativo, pero aún así el médico considera que mejor en casa unos días. La PCR me la hacen en unos días. El día del test pensé que dando negativo me quedaría tranquila, pero no, no conseguí pegar ojo esa noche y casi amaneciendo logré cerrar los ojos.

Queda esperar, intentar estar entretenida y mucha paciencia. Afortunadamente estoy rodeada de amistades que se preocupan de mí y me preguntan a diario. Se agradece muchísimo y son personas que aprecio de corazón.

Feliz cumpleaños Papá

Feliz cumpleaños Papá. Hoy cumplirías 87 años. Va a hacer seis años que no estás con nosotros. Este fin de semana hubiéramos celebrado tu cumpleaños y el mío, como todos los años, pero no será así y se que no será igual, faltará en la tarta tus velas junto a las mías. Te echo mucho de menos y hoy en especial porque te habría felicitado y nos hubiéramos tomado un cortado charrando. El otro día un familiar que fue su cumpleaños me dijo, hoy tengo un año más y es un año menos. Triste pero real. Abraza a mamá de mi parte y otro abrazo para ti. Siempre en mi corazón.

Autoestima

La autoestima, la definición en sí es el aprecio que tenemos de nosotros mismos. Si pienso en cada uno de mis familiares, amigos o conocidos, algunos tienen ese puntito que no me gusta. No veo extraño que explorandome sinceramente a mi misma encuentre cosas que no me agradan. He estado muy nerviosa, seguramente como la mayoría de la población y eso me ha creado estrés, miedo, recelo…nada bueno, sobre todo si lo haces en silencio, porque cara a los demás estás bien pero dentro tiemblas como un flan. He estado semanas como si tuviera un puño cerrado en el centro del pecho, no me dejaba respirar apenas y el mal humor era normal. Eso me ha llevado a sentir que no era nada, sabéis ese estado en la que te sientes plof? Así, me daba igual todo, era como si ese estado de ánimo es lo único que me merecía. Pues no, no es así, no es cierto. No niego que me esté costando aceptar que no es así, un simple comentario, una mirada que habla lo que los labios no dicen, cosas así me hacen retroceder pero sigo adelante. Me he dado cuenta de cosas, por una parte soy una persona que no le importa ayudar en lo que pueda y se que se aprovechan de ello, falsa amistad que me buscan para su beneficio y luego nada hasta que no te vuelven a necesitar, me pregunto si por mi parte hago esos favores para optar por una amistad, triste no? He ido a unas sesiones de reiki, nunca había ido, reconozco que soy bastante exceptica, pero no sé si fue el estar tumbada, relajada, esa paz que noté mientras me sentía cobijada en la sesión que me fui de allí sintiendome con fuerza para cambiar. Sus comentarios al acabar fue que sentía mi tristeza, mi pena y que llevo una gran carga. Si ella supiera…. Lo que tengo claro es que nadie es perfecto, ni uno mismo.

Un instante

Un instante, solo eso que es algo breve y lo grande que puede suponer. Un instante solo hizo falta para que ocurriera, en ese instante se perdió el futuro, se truncó el presente y quedó el pasado como algo que recordar en solitario, ese instante fugaz cambió el concepto de la vida que era en el momento, ese instante te alejó de mí y tardaré una eternidad en olvidar.